jueves, 30 de julio de 2009

Asesinatos e intento de matanza de ETA. Sus cómplices siguen actuando con libertad.

ETA ha vuelto a asesinar, esta vez a dos guardias civiles, en un nuevo cobarde atentado con bomba lapa en Calviá, Mallorca. Asimismo hay varios heridos, por tratarse de una zona muy concurrida. Copiamos un reciente despacho de FARO, referido al anterior atentado de ETA ocurrido apenas veinticuatro horas antes y a la responsabilidad y complicidad con los terroristas añadiendo unas consideraciones.

[Agencia FARO] Burgos, 29 julio 2009. Hacia las 04 horas de esta madrugada, la organización marxista separatista ETA ha hecho estallar una furgoneta con 200 kg. de explosivo junto a la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Burgos. Los daños en edificios y vehículos circundantes son cuantiosos. De nuevo la Providencia ha impedido la matanza, pero la explosión ha dejado 64 heridos, seis de ellos niños. Desde su fundación, ETA ha asesinado a muchos niños y mutilado o herido a otros cuantos. De hecho, una niña guipuzcoana de menos de dos años fue la primera víctima mortal de los separatistas: María Begoña Urroz Ibarrola, abrasada el día 27 de junio de 1960 por una bomba colocada en la estación de Amara (San Sebastián), muerta al día siguiente.
Horas después, en Vizcaya y Álava, han sido detenidos dos colaboradores de ETA: el conocido surfista Iker Acero, y Alberto Martínez Gutiérrez-Barquín, responsables de la página web de la asociación (legal) "Gaztesarea", desde la que se vendían bonos de ETA y rifas de apoyo a los asesinos.
Se han sucedido las últimas semanas actos de homenaje a etarras, con protección judicial. La misma protección judicial que permitió la presentación a las elecciones al Parlamento Europeo de varias listas patrocinadas por ETA. La más conocida, "Iniciativa Internacionalista-Solidaridad entre los Pueblos" (con el auxilio en toda España de los grupos "antifascistas" o antifas, admiradores de la kale borroka batasuna, con vínculos tanto a grupos de corte anarquista como al entorno de Izquierda Unida, y con estructuras legales que les permiten recibir subvenciones y organizar conciertos y algaradas con patrocinio municipal de los ayuntamientos del PSOE y del PP), encabezada por el viejo terrorista Alfonso Sastre, darling de la izquierda intelectual, amenazó el pasado junio con "tiempos de dolor" si no se negocia con ETA. Sigue en libertad, al igual que el asesino múltiple y orgulloso José Ignacio de Juana Chaos. Otra lista al menos, la de "Unidá Nacionalista Asturiana", se presentó a las mismas elecciones al Parlamento Europeo con avales de concejales de la tapadera de ETA "Acción Nacionalista Vasca" (ANV), sin que la Fiscalía se decidiese a instar su anulación.
Sabemos que la separación de poderes es una falacia, pero el régimen juancarlista/socialista está consiguiendo reducir a la administración de justicia a una agencia de La Moncloa. Si a ello sumamos las ridículas penas previstas en el Código y los beneficios penitenciarios, resulta que en España sale muy barato asesinar, aterrorizar a la población, pretender implantar un régimen comunista y romper la Patria.
Todo esto sigue sucediendo a pesar del Gobierno autónomo "constitucionalista" que ahora padecen las Provincias Vascongadas. La Diputación de Álava sigue en manos del PNV que, fiel a su trayectoria de apoyo al terrorismo, se dispone a prestar sus votos en Madrid para que se apruebe la nueva ley con que el Gobierno (de ocupación) de España pretende hacer aún más legal el terrorismo abortista.
El Gobierno "condena" el atentado. Faltaría más. Lo que no hace es poner fin al terrorismo y al separatismo, con los que convive y coopera. Podría hacerlo en cuarenta y ocho horas. Pero a esta democracia le conviene que existan ETA y el PNV (padre, protector y colaborador de aquella), el "Estatuto de Guernica", el euskera batúa y demás inventos. Le conviene que la amenaza del terror pese sobre los "díscolos" en cualquier lugar de España. Le convienen los más de doscientos mil vascos en éxodo, fuera de su tierra.

Al despacho de FARO añadimos unos apuntes:
El atentado de ETA en Mallorca es muy probable que haya contado con el apoyo de grupúsculos separatistas que les hayan prestado información y estructura. No se entiendo si no como pueden operar de ese modo en una isla que además disfruta de grandes medidas de seguridad derivadas de la residencia estival del jefe de Estado (el usurpador liberal) y su familia.
El hartazgo (más que motivaciones políticas) ante la dejadez institucionalestá generando cada vez más protestas directas contra los etarras. Casos como el del vecino de Lazcano que destrozó la llamada herriko taberna de su pueblo o el reciente ataque a un caserio de dos etarras en Guecho ponen de manifiesto un clima popular que se asemeja al de los días siguientes al cobarde asesinato de Miguel Ángel Blanco, cuando por unos días la normalidad reinó y quienes tuvieron que llevar escolta (de la Ertzaña controlada por el PNV) fueron los proetarras y las sedes que sufrían desperfectos eran las de esa escoria mafiosa.
La candidatura de Iniciativa Internacionalista ha gozado de una llamativa y significativa protección institucional que ha intentado impedir cualquier acto de protesta frente a los proetarras. En Valencia, por ejemplo, más de treinta personas han sido multadas por denunciar el evidente carácter proetarra de la formación. En el mismo Reino de Valencia nunca se ha multado a los separatistas pancatalanistas, soporte de la candidatura proetarra, que continuamente pretender reventar violentamente cualquier acto público valencianista.
Por otra parte los reductos marginales del ekarrismo siguen manteniendo en sus webs enlaces a editoriales proetarras, como Txalaparta o a bandas de música confesadamente proetarras como Banda Basoiti. Además sus webs han servido de apoyo a la candidatura de Iniciativa Internacionalista y algunos de sus pocos miembros han pedido expresamente el voto para dicha candidatura.
Para entender la ruina moral y espiritual que supone el nacionalismo sobre los pueblos es absolutamente recomendable este análisis: El romanticismo vehículo de destrucción de la Tradición.