lunes, 10 de octubre de 2011

España indefensa e invadida militarmente.

No podía el gobierno de ocupación presidido por ZP irse sin dejar de mostrar su absoluta falta de principios y credibilidad. El partido que hizo gala de un falso antiamericanismo de opereta ha establecido en sus últimos coletazos, con la complicidad del supuesto partido de la oposición, un inaceptable emplazamiento militar estadounidense en una zona totalmente estratégica para la defensa de España. Detrás de las políticas pretendidamente humanitarias y solidarias como la Alianza de Civilizaciones, ZP participa en injustas operaciones militares de sometimiento en las que solo vale el beneficio económico para unos pocos y nada las vidas de las personas. Asimismo se establece una base estable y de la máxima capacidad operativa y de inteligencia desde la cual lanzar sus mentiras y conspiraciones.

España debe recuperar su Tradición para volver a su lugar preeminente en el mundo. Y expulsar a los traidores y al invasor de su suelo.


  1. MOSCÚ- Rusia calificó ayer de «inaceptable» la política de Estados Unidos en materia de defensa antimisiles en Europa, al comentar el anuncio del acuerdo entre Washington y Madrid por el que las instalaciones navales españolas de Rota servirán de base para cuatro buques de EE UU. «Consideramos inaceptable la práctica estadounidense de hechos consumados en los asuntos relativos a la defensa antimisiles en Europa», se afirma en una declaración emitida por el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores.
    La nota subraya que «se toman decisiones capaces de influir en la seguridad y estabilidad euroatlánticas sin un debate colectivo, sin tener en cuenta la opinión de todos los países interesados».
    El Kremlin destacó que este nuevo paso de Washington para la configuración de un escudo antimisiles en Europa «no puede dejar de preocupar, por cuanto ya en su primera fase se produce un incremento significativo del potencial antimisiles de EE UU en la zona europea».
    Al mismo tiempo, la Cancillería rusa resaltó que no ve una disposición del Gobierno estadounidense de despejar las preocupaciones rusas en un «asunto clave» para Moscú, como es la «concesión de garantías jurídicas de que el futuro sistema de defensa antimisiles no apuntará a las fuerzas nucleares estratégicas rusas».
    «Por el contrario, lo que constatamos es un propósito de ampliar cada vez más las zonas de emplazamiento de las medios antimisiles de EE UU», recalca la declaración.